#sustentabb | Arquitectura Saludable
515
post-template-default,single,single-post,postid-515,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
 

Arquitectura Saludable

Arquitectura Saludable

¿Cuál es el mayor impacto positivo que puede tener un proyecto?

Pensando en arquitectura mas allá del diseño de espacios prósperos para el desarrollo humano, nos preguntamos cual es el alcance máximo de un proyecto, cuantos inputs y outputs están involucrados y cómo podemos hacer que cada una de estas partes tenga el mayor impacto positivo.

La industrialización y la globalización combinadas con el ambiente competitivo que promueve el capitalismo ha tenido como consecuencia una gran cantidad de problemas que se ven reflejados en todos los aspectos de nuestra vida cotidiana y la arquitectura no está exenta de ello. Proyectos casi regalados, desvalorización de  mano de obra, materiales industrializados sin relación al entorno, productos y acabados de alto impacto ambiental; todo ello envuelto por grupos de personas desconectadas entre sí.

Gracias al desarrollo tecnológico y la velocidad exponencial con la que avanza, la información fluye cada vez más rápido y con menor restricción; ello ha abierto los ojos a gran cantidad de personas alrededor del mundo a los retos que enfrentamos. Las propuestas y soluciones a los problemas no se han hecho esperar: los esfuerzos por corregir el rumbo son cada vez mayores al hacernos cada vez mas conscientes de que cada cosa conecta con todo lo demás.

 

El trabajo saludable

Tenemos la decisión de crear salud o crear enfermedad en cada momento, ya sea física, mental y emocional; nuestra calidad de vida depende directamente de ello.  Para vivir una vida físicamente saludable escogemos hábitos positivos como comer saludable, hacer ejercicio y horarios adecuados de descanso; evitamos la comida chatarra, la vida sedentaria, el tabaco, el exceso de alcohol y las desveladas. Cada una de nuestras decisiones afectan la manera en que nuestro cuerpo se regenera a si mismo – si se regenera de manera correcta, nos sentimos y vivimos bien.

De igual manera, podemos tener una vida mental y emocionalmente saludable a partir lo que escogemos, entre leer un libro o ver televisión, entre ver una serie o un documental, entre leer notas y artículos positivos o negativos (i.e. “plantan cerca de 50 millones de arboles en India en 24 horas” ó “¡Hail Trump!: saludos nazis en un evento de la ‘derecha alternativa’ de Estados Unidos”), no siendo una cuestión de negar u ocultar lo malo, sino de evitarlo y escoger lo que es bueno para nosotros.

El trabajo es una extensión de nosotros mismos, es la acción que representa nuestros pensamientos, ideas, deseos y emociones, teniendo de igual forma la cualidad de ser algo sano o enfermo. Siendo arquitectura un trabajo y al mismo tiempo un arte, podemos desarrollarla de manera saludable o no.

 

Arquitectura Saludable

Como arquitectos, somos responsables de hacer uso de todos nuestros conocimientos para crear arquitectura sana – más allá del diseño de espacios que produzcan sensaciones y emociones positivas, una arquitectura responsable con el medio ambiente, la sociedad y el bienestar de ambos mediante de una economía regenerativa y responsable.

A través de un diseño adecuado al clima y al ambiente en donde se ubica el proyecto se es responsable con el medio ambiente, utilizando métodos y materiales apropiados para que la construcción trabaje con los factores naturales del entorno y no en su contra, pensado desde un principio como un edificio energéticamente eficiente. Al utilizar materiales locales y regionales no solamente se reduce considerablemente la huella de carbono, sino también se tiene un impacto positivo en la sociedad.

Quienes trabajan y viven de estos materiales obtienen una ganancia y el dinero se queda en el lugar promoviendo el consumo local, haciendo de esta forma que la economía local se ponga en movimiento. Al decidir utilizar materiales tradicionales se promueve el trabajo artesanal, donde el artesano está en contacto con su producto y con quienes están relacionados con el mismo, opuesto totalmente a los productos de fabricación en serie donde el productor sólo está involucrado en una sola parte de la línea de producción del producto, desconectado de su trabajo y de las de las demás personas que están involucradas en el proceso.

Las personas involucradas en el proyecto no se limitan a los arquitectos, ingenieros, constructores y proveedores de materiales. Los vecinos, la comunidad y los futuros usuarios del lugar están indirectamente relacionados ya que unos tienen la experiencia de desarrollar las actividades que se realizarán en el espacio a construir y otros por el hecho de vivir cerca del proyecto. Al involucrar y conocer las historias, experiencias y opiniones de quienes utilizarán el lugar y quienes viven cerca de él, se crea un sentido de apropiación y de identidad – esto significa un cuidado extra del lugar debido al sentido de pertenencia que se genera.

Ecología, Economía y Sociedad son las partes que componen al conocido término “sustentabilidad”, si se logra un equilibrio entre las tres, entonces es posible crear arquitectura que cree salud. ¿Cuál es el mayor impacto positivo que puede tener el proyecto? Sin duda es una pregunta que nos lleva a conocer a la arquitectura hasta sus límites y así poder trascenderlos, una pregunta que nos muestra a la arquitectura en su máxima expresión y comprender por que la arquitectura es conocida como la madre de todas las artes.

 

Carrizo, un material tradicional en la arquitectura vernácula del Desierto de Sonora

 

Estimulación de la economía local a través del uso de materiales regionales y artesanales

 

Mano de obra local: trabajadores Yaquis colando losa de albergue en Vicam

 

Creando un sentido de apropiamiento de la obra en los futuros usuarios

 

Resultados positivos a lo largo del desarrollo del proyecto

 

3 Comments
  • Adolfo Félix
    Posted at 19:11h, 25 January Reply

    Gran artículo, una arquitectura saludable, sustentable y sostenible, no debiera ser ya en estos tiempo cambiantes, de desconexión social y de ausencia de espacios públicos una opción “alternativa” .
    Como sociedad nos toca formar parte del cambio, exigir sí, pero siendo pro-activos para generar esas soluciones que tanto buscamos.

    • Burchard
      Posted at 07:52h, 12 February Reply

      Such an impvrssiee answer! You’ve beaten us all with that!

  • Fats
    Posted at 07:15h, 12 February Reply

    Knocked my socks off with knegdelwo!

Post A Comment